VISIÓN ROSARINA

GALERIA DE LA SALTA local 18
Rosario de la Frontera - c/p 4190
Salta - argentina
celular (54)03876-15407534
e-mail: mago_oskr@hotmail.com
www.periodicorosarino2010visionpolitica.blogspot.com
seguinos en el facebook: www.facebook.com/vision rosarina








martes, 31 de mayo de 2011

El Intransigente fue duro con los comentarios realizados en su portal de noticias


Con un titula basatnte peculiar, el diario on-line de El Intransigente, comenta los cambios realizados desde las altas esferas de gobierno del Dr. Juan Manuel Urtubey. Asi encabezaba la pagina web del portal informativo de "El Intransigente" Vientos de cambio: Urtubey desinfectó Salud
Qué diría Evita de ver su Policlínico convertido en un mercado persa donde lo único que falta traficar son armas, porque luego, se comercializa “sotto voce” de todo.

Un día tenía que ocurrir. Era un grito silencioso que emanaba de la comunidad y que pedía un Gobernador que dejara la lapicera y tomara el hacha para poder algunas ramas que ya no daban frutos, por el contrario, eran agresivas.

El de Urtubey es un Gobierno que supo manejar y poner en caja a los docentes mediante el diálogo y el consenso, no con los palos y la infantería como ocurriera años atrás. Que precisamente, con lo que todavía falta, lucha por encaminar a la Policía, sobre todo atendiendo a la formación previa que antes era apenas de cuatro meses y se colocaba un semianalfabeto con un arma en la calle, y donde como acaba de señalar ahora el propio Gobernador, se ha extendido a dos años.

Quedaba el área de la Salud Pública, más que una rama burocrática del Estado, una verdadera logia, con nichos y células donde algunos se movían con toda liviandad lucrando no sólo con los dineros públicos, sino con la necesidad de los ciudadanos. Un verdadero desprecio por la vida de parte de quienes paradójicamente habían jurado ante Hipócrates defenderla antes que nada.

Sin embargo, antes que nada pusieron su codicia desmesurada y llenaron sus cuentas bancarias en base a la compra de conciencias y el lucro de la necesidad ajena. En el medio, un férreo pacto de silencio que haría la envidia de la Cossa Nostra protegió esos procederes inhumanos y delictivos.

Tal vez nadie pensó que Urtubey cumpliría con su promesa de hundir el bisturí a fondo, como dijo al ganar la última elección. No han pasado sesenta días y las dos primeras cabezas han rodado a la canasta del olvido mientras esperamos no sean las únicas sino que a modo de Revolución Francesa se apilen además las de aquellos que medran en las segundas y terceras filas; sin olvidar las de quienes fueron ex ministros y funcionarios romeristas y se dan el lujo de digitar nombramientos, con lo cual, terminan generando obligaciones de favor con los nombrados.

Una pastilla de gamexane queda por quemar dentro del área de Farmacia del Ministerio de Salud de Salta, verdadera alcantarilla donde anidan verdaderos gérmenes patógenos –no funcionarios- dedicados al pillaje político y la prebenda.

Era necesario marcar los límites a este sector de los médicos que se caracteriza por sentir que quizá el guardapolvos blanco les otorga un alma diferente al resto de los mortales. Para el caso los maestros y los matarifes también los usan y son tan dignos como ellos.

En la esterilización comenzada queda por hacer una cirugía mayor todavía en un sitio que representa el más acabado nido de corrupción: el Hospital San Bernardo.

Qué diría Evita de ver su Policlínico convertido en un mercado persa donde lo único que falta traficar son armas, porque luego, se comercializa “sotto voce” de todo. Basta ver a algunos médicos luciendo orgullosos los ambos con el logo de “Prima”, la empresa de ortopedia que abastece de cajas de prótesis, algunas de ellas con “vida propia”, porque terminan “caminando por su lado”.

Quépales de una vez en sus cabezas que su función es atender la Salud pública siempre y para en casos de emergencia y donde las guardias se abandonan para atender menesteres personales; o bien otros, en las horas que deben prestar su trabajo, la Provincia les paga cuando facturan en sus consultorios, mientras los ciudadanos deben esperar con sus dolencias a cuestas, a desprecio de frío, calor o el horario.

Esa corruptela desmedida que transita los pasillos del San Bernardo ha provocado además que no pueda cumplir su función de nosocomio de autogestión, donde en orden a la teoría los trabajadores de la salud debieran percibir alguna utilidad. Allí deberían ejercitar su derecho al reclamo haciendo huelgas para pedir el reemplazo de los que les escamotean sus utilidades con los manejos fraudulentos que hacen que el querido Hospital San Bernardo vaya a perdida, porque hacen que un paquete de algodón cotice casi como un reloj Jean Cartier; sí, allí dentro, todo vale más y ninguna utilidad se puede aspirar donde los dineros se evaporan como el alcohol.

Toda esta maquinaria de la indecencia y la desidia comienza a ver su fin con las determinaciones del Gobernador Urtubey, que en un gesto de alcance conciliador ha dispuesto incluso una equiparación salarial que resulta una medida política histórica en la Provincia, con la efectivización de las leyes del Estatuto de trabajadores y del sistema de autogestión, que verán su conclusión en pocos días más.

Lo que pedían los médicos, ya lo tienen, y es de esperar que gremio tan acerado y aristocrático comprenda que la democracia es un sistema de valores antes que un derecho de huelga indiscriminado y la profesión médica es la más humana de todas. A no ser que esten a estas alturas, enamorados de los megafonos de Claudio del Plá. Lejanos tiempos que estos doctores no recuerdan o acaso a propósito han olvidado cuando ejercer la medicina era más un acto humanitario que una actividad económica, cuando hacer una guardia constituía un honor antes que una carga que debe ser remunerada.

La concentración de médicos en la Capital es abundante mientras el interior palidece en busca de atención primaria. ¿Y los médicos allí donde están? Poco se puede esperar de quienes han convertido el Juramento Hipocrático en un cuadro colgado en la pared.

Juan Urtubey ha comenzado la nueva gestión con un prometedor cambio en Salud; también con decisiones importantes sobre el patrimonio territorial de la Provincia: son medidas auspiciosas, aunque de pronto nadie entienda muy bien cómo ensaye una pública defensa de un personaje tan cuestionado como Santiago Godoy.

Extraña postura de la Urtubey frente al Barrabás de la política salteña. Un cambio es una renovación profunda que tendría que ver también con extirpar a aquellos que han hecho de sus cargos un negocio más que un servicio público. En nada se diferencia este Godoy de aquellos médicos que lucran con su cargo. Ambos, la política y la medicina son un servicio a la comunidad antes que una explotación comercial.

Seguramente lo de Urtubey frente al sicario del dinero es un gesto político propio de un hombre con códigos. Porque al fin de cuentas, este Godoy con todos sus malignidades y calamidades, ha sido el único que ha puesto su pétreo rostro para defender la gestión Urtubey, a desprecio de sus antiguos amos, mientras quienes debían hacerlo naturalmente y por obligación, sus ministros, parecen colegialas que danzan al compás que les marca con sus palmas el Gobernador, carentes de iniciativa política.

Un viento fresco parece haber comenzado a soplar en las alturas del Grand Bourg, aquí en el llano, los ciudadanos esperan que pronto se convierta en el huracán que se lleve al arcón de los malos recuerdos, tantos años de desmanejo político y falta de solidaridad.

Salta, ha avalado ampliamente esta esperanza. Si el cambio se produce, seguramente jamás lo olvidará, Gobernador Urtubey.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada